5 consejos para aprender a pensar en inglés

Comentábamos ayer en este blog que cuando pasas muchas horas escuchando inglés se te acaba metiendo el sonido en la cabeza. Sin comerlo ni beberlo acabas pensando en inglés. Hacemos un monólogo interior, aunque usando pensamientos mucho más sencillos.

Nos duchamos, tomamos el desayuno, trabajamos, paseamos, vemos la tele, lo importante es hacer todas las actividades del día meditando en lo que vas a hacer. Por ejemplo: "Well, I'm going to take a breakfast. Then perhaps I would go to visit my uncle..."; "Oh, but I feel really tired this morning"; "Damn, where is that stupid thing?". Y cosas por el estilo.

Lógicamente si no tenemos un nivel muy alto quizás cometamos algunos errores, o acabemos cayendo en "pensamientos circulares". Nos hemos aprendido unas cuantas expresiones y palabras en inglés y tenemos limitaciones para cambiar de tema, o pensar en cosas más sofisticadas. ¿Cómo podemos empezar a pensar en inglés? ¿Qué es lo que podemos hacer para lanzarnos? En este artículo vas a ver 5 consejos para que puedas pensar en lengua inglesa.

Consejos para pensar en inglés con éxito


Todos los días pensamos en una serie de temas cotidianos: el amor, el trabajo, el estado de ánimo, el tiempo, la temperatura, la cocina, el ocio. Muchas veces las cosas por pura inercia y somos incapaces de "concentrarnos" en lo que hacemos. La clave para aprender a pensar en inglés es meditar en lo que haces. Espero que estos consejos puedan servirte para empezar:

1. Usa el vocabulario que tengas. Cuando pensamos en inglés sin ser hablantes nativos lo que sucede es que tenemos un pensamiento muy limitado. Si tenemos algunos conocimientos, podemos ir construyendo frases sencillas con las palabras que ya sepamos. No tenemos por qué pensar en cosas complicadas. Puedes por ejemplo pensar sobre tu estado de ánimo, o lo que te gustaría hacer, usando siempre palabras que conozcas.

2. Aprende nuevas palabras cada día. Cuando veas una cosa y no sabes qué palabra utilizar, apréndetela. Por ejemplo, el vocabulario de la cocina. No hace falta que te pongas a estudiar uno por uno cómo se dicen los cubiertos y los diferentes ingredientes de la comida. Simplemente, deja que fluya el pensamiento. Busca provisionalmente otra palabra para definirlo: usa el comodín del "This thing", pero no lo digas en español. Luego, cuando tengas un rato, busca la palabra en el diccionario. Mañana la dirás bien.

3. Absorbe un poco de inglés todos los días. Tiene que ser una especie de obsesión. La clave está en escuchar inglés durante varias horas, concentrado en lo que dicen, aunque al principio no entiendas mucho. Puedes hacerlo después de comer, o después de cenar. Si las series y los programas de televisión te frustran, entonces escucha música. Pero pon una lista de reproducción de canciones, que no haya parones. Unas dos horas escuchando sin parar. Deléitate en la musicalidad del idioma.

4. Imagínate hablando en inglés. ¿Sabes lo que pasa cuando piensas en inglés? Que no tienes que mover los labios. Estás trabajando con la memoria. Luego no hay un esfuerzo físico derivado de la práctica de poner bien los labios a la hora de pronunciar. Estás jugando con la imaginación. Imagínate a ti mismo hablando inglés con alguien. Quizás una chica o chico que te guste. No sabemos volar de verdad, pero podemos imaginarnos a nosotros mismos volando. Por tanto, en el fondo, cuando piensas en otro idioma, lo que estarás haciendo es RECORDAR en tu mente palabras y frases que se han grabado en tu cabeza.

5. Ríete de ti mismo. Hay muchas frases comodín que podemos utilizar en el día a día. "Oh, my Godness", "Oh, wait", "Ok, don't worry", "Oh, this is horrible", "Hallelujah, I did it", "Great!". Cuando pienses en inglés, intenta tomártelo como un juego. Te hará gracia pensar en tus propios errores y tus dificultades con el inglés. Reírse de uno mismo es lo que más ayuda a motivarse con un idioma y a tomarle el gusto. Es un revulsivo psicológico muy fuerte que te ayudará a estudiar con más ganas.

Puedes empezar ahora pensando sobre si serías capaz o no de pensar en inglés. Piensa sobre ti mismo. En tu cabeza ningún ser humano te ve salvo tú mismo. ¿Estás desanimado con el inglés por tu mala pronunciación? ¿Tienes pensamientos negativos? Muy bien: entonces traduce tus pensamientos negativos al inglés. "Oh, my God, I can't speak English, because I can't study anywhere, anytime...". Dilo como puedas y sin pensar en los errores.

Es una contradicción, sí. Puedes pasarte horas diciéndote a ti mismo en inglés que no puedes pensar en inglés. Es el primer paso para expulsar tus malos pensamientos. Just let them go away!

Entradas populares