¿Cómo motivarse para aprender un idioma? Problemas y soluciones

Seamos sinceros; cuando vemos que lo intentamos una, y otra, y otra vez, y no conseguimos avanzar, o suspendemos siempre el mismo examen de inglés, lo natural y humano es que nos desanimemos. Pasa mucho a las personas que están estudiando alguna lengua, especialmente a las que no tienen mucha facilidad, entre otras razones, por falta de método o porque las circunstancias personales se lo impiden.


En tales momentos, resulta difícil continuar y nos vienen a la cabeza un montón de ideas. "Lo mío no son los idiomas", "Abandono", "Yo no valgo para esto" y otras muchas frases de derrota. Pero tú sabes que aún no estás derrotado. Si verdaderamente quieres aprender, sólo necesitas encontrar el medio que te permita hacerlo. En este artículo voy a hablar de algunos de los problemas típicos a la hora de ponerse a estudiar una lengua y cómo solucionarlos.

Razones por las que NO logro aprender el idioma: problema y solución

Lo primero que hay que averiguar es cuáles son las razones por las que no conseguimos motivarnos para aprender una nueva lengua. Puede ser el inglés, que es el primer idioma que se aconseja aprender a los españoles, o cualquier otro, como francés o alemán. Hay que saber qué es lo que pasa y para eso nos tenemos que hacer una serie de preguntas. Intenta contestarlas para tus adentros

1. "Realmente no me gusta el idioma".

Esto sucede cuando tenemos que aprender un idioma por obligación, cuando en realidad no le cogemos el gusto. Si te digo la verdad, no conozco a nadie que se ponga a estudiar ruso sin que le guste, pero sí muchos que estudian inglés sin que les llame mucho la atención. Lo aprenden porque es importante conocerlo, por motivos laborales, pero no le han cogido el gusto, o peor, se lo han enseñado de tal forma que lo aborrecen.

¿Qué se puede hacer en tal caso? En mi opinión, lo primero que hay que entender es que ningún idioma es feo de por sí. Incluso los que más desagradables o raros nos parecen sin conocerlos, en cuanto empezamos a aprender palabras y a decirlas enseguida perdemos los prejuicios lingüísticos. Como comprenderás, nuestro gusto está condicionado por lo que se nos da bien o mal. Tenemos dos alternativas: 
A) Conseguir que nos guste haciendo cosas que nos diviertan. Principalmente con el inglés. Tienes que conseguir tu propio método de estudio: una profesora particular simpática y divertida con la que puedas aprender, ver tus películas y series preferidas en ese idioma, viajar a la ciudad que más te guste donde se hable esa lengua... ¡Concédete caprichos para enamorarte del idioma!
B) Estudiar otro idioma. Especialmente para los que están tanteando otras lenguas. Si estás todavía en un nivel de súper principiante y ves que aprender japonés no te motiva, pues prueba con el chino, o con el ruso... Ten en cuenta que son idiomas complicados; todavía estás a tiempo de encontrar aquel con el que más te identificas.
2. "No le dedico horas a estudiar, soy muy irregular". 

Otra razón por la que no nos motivamos es precisamente por la desmotivación. Pasamos tan poco tiempo aprendiendo el idioma que se nos ha olvidado lo que aprendimos la semana pasada. Intentamos arrancar, nos encontramos algo muy difícil y lo dejamos.

Para tales personas, sólo puedo recomendar una cosa: DISCIPLINA. Hay que establecer un horario y cumplirlo. ¿Qué horas del día tengo libres? Y entre las que tengo libres, ¿cuál es la que más rendiría? Ve probando. Si tienes la cabeza despejada por la mañana, puedes dedicarle 1 hora temprano antes de de desayunar.

O si te va más repasar tu inglés viendo series, por la noche cuando vuelvas, pon todos los días tu serie preferida en el portátil o empieza a aprender expresiones y palabras.

3. "En realidad no tengo tiempo; quiero sacar horas, pero es imposible"

Puede que en realidad seas irregular porque "efectivamente" no tienes tiempo. Muchas veces es sólo una excusa para ocultarnos a nosotros mismos que no somos disciplinados, o pasamos demasiado tiempo viendo la tele, o nos cuesta madrugar. Pero vale, quizás sea verdad que estás muy liado de trabajo y sea imposible sacar 1 hora al día para aprender.

¿Qué hacer en tales casos? Primero: aprender a distribuir el tiempo. No es normal que una persona trabaje 12 horas diarias sin dañar su salud. Lo lógico es que dediques algunas horas a descansar. Si necesitas descansar durante la semana, puedes hacer varias cosas: 
a) Reducir el tiempo de estudio: en vez de estudiar 1 hora diaria, estudia 2-3 el fin de semana, si te resulta posible.

b) Hacer cosas lúdicas: intenta introducir poco a poco en tu tiempo lúdico unos 30 minutos de serie en inglés, o de lectura en inglés facilitada antes de irte a la cama. Si te cuesta leer en inglés, tengo un artículo donde te doy algunos consejos para leer libros sin desmotivarse.
Irás mucho más lento de esta forma, sobre todo si estás empezando, pero te servirá para repasar lo que has aprendido y por lo menos refrescar tus conocimientos hasta el día en que dispongas de más tiempo libre.

4. "Quiero aprender, pero me hace falta apoyo y por mí solo no puedo".

Para las personas a las que les cuesta mucho aprender de forma autodidacta, a veces no es por falta de disciplina. Es que hay cosas que, si no te las explica alguien, no las vas a entender fácilmente. Necesitamos la ayuda de otros, la colaboración del grupo, tener amigos que estén estudiando el mismo idioma y un profesor de carne y hueso que tenga un buen estilo y te ayude.

En tales casos, puedes hacer una cosa: si eres muy online, hay páginas como Busuu.com que te pueden servir para aprender poco a poco; también puedes buscar personas de tu ciudad que quieran hacer intercambio gratuito de conversación. Si tienes tiempo para ir a una clase, entonces te recomiendo lo siguiente: apúntate a una academia de idiomas, donde encontrarás a otros compañeros con los que practicar.

5. "Estoy derrotado y no voy a aprender nunca" 

Veo tu situación porque en parte me estoy viendo a mí mismo: "Suspendo exámenes de la EOI, me pongo nerviosísimo en los exámenes orales y no logro tener una conversación normal porque no me surgen las palabras. No puedo más. Esto es el fin". ¿Quieres que te cuente que es lo que más me funcionó?

Te lo digo sin rodeos: necesitas irte una temporada al extranjeroSi haces un curso en el extranjero, aunque estés poco tiempo, lo que más aprendes es conversación y esas pequeñas cosas del vocabulario que te permiten ser un hablante independiente. Escoge la ciudad que siempre has deseado ver, la que más te ilusione, la que siempre has soñado visitar. Edimburgo, Nueva York, Dublín... La que más te guste.

El mero hecho de encontrarte en una ciudad que verdaderamente te ilusiona y conocer gente ya puede multiplicar en un 200% toda tu motivación y capacidad de esfuerzo. Aprendes el doble de lo que aprenderías en tu casa.

La mejor época y en la que tenemos más tiempo suele ser el verano, pero también es la más cara. Otra opción es irse en Semana Santa o en Navidad. Yo te recomiendo una cosa: ahorra lo que puedas para que tu viaje al extranjero sea de 1 mes, o incluso más tiempo. Así podrás aprovechar al máximo tu inversión En cualquiera de los casos, lo que más  es que tengas paciencia, que te lo comes con calma, que lo planifiques bien y pienses cada noche en el sitio al que te vas a ír y lo que vas a hacer.

Verás la sorpresa que se llevan tus amigos cuando vuelvas a casa hablando inglés. ¿Te ha sido útil este artículo? Te pido que lo compartas en Facebook y en Twitter con tus amigos, especialmente si conoces a alguien que necesite "recargar las pilas" para no tirar la toalla.

Entradas populares